La Psicología Positiva


Desde sus comienzos la psicología ha estado marcada por lo negativo, por las enfermedades, patologías, problemas, defectos, ansiedad, depresión... El estudio de la psicología era hasta hace muy pocos años el estudio de la psicopatología.

En el mundo de los psicólogos, en sus artículos, revistas o libros no había lugar para la esperanza, la sabiduría, la creatividad,  el coraje, la espiritualidad, la responsabilidad o la perseverancia, que han sido ignoradas o explicadas como transformaciones de impulsos negativos más auténticos.

Sin embargo desde principios del siglo XXI ha comenzado a ser cada vez más importante el estudio del bienestar, y los factores que contribuyen a la felicidad de los seres humanos. La psicología positiva es el estudio científico de las experiencias buenas y lo que cada uno tiene de positivo. Desde ahí se está desarrollando una nueva forma de practicar la psicología, asumiendo que el último objetivo de cualquier intervención es mejorar la calidad de vida y la búsqueda de la felicidad.

Y es que las emociones positivas son mucho más que lo contrario de las emociones negativas, y lo bueno es mucho más que lo contrario de lo malo. ¿Qué tenemos cada uno de nosotros que nos acerque más a nuestra felicidad? ¿Cuáles son nuestros aspectos más positivos? ¿Qué es lo mejor que podemos hacer para aprender a ser más felices? ¿Y para ser más felices en nuestras relaciones sociales? ¿Y en nuestras relaciones de pareja?