miércoles, 12 de noviembre de 2014

¿No está el amor de moda?

La verdad es que no sé si el amor sigue de moda o lo ha dejado de estar. Si sé que el sexo y la diversión lo están (y eso está muy bien) y que venden más los amores pasionales aunque sólo duren un instante o un verano que los amores de toda una vida. Por el lejano [sic] año de 1995, José Ortega Spottorno publicaba una serie de relatos bajo el nombre de Los amores de cinco minutos, que según el autor son aquellos que surgen en un instante y que duran lo que tarda un sueño en evanescerse. Mucho ha cambiado nuestra sociedad desde entonces, ahora todo es más inmediato, más rápido y efímero, y a la vez todo permanece, aunque sea en Google, pero como recuerdo de un presente pasado.

Este artículo no ofrece datos sacados de una investigación, ni teorías de grandes gurús de la psicología. En este artículo solo quiero marcar unos interrogantes. Las canciones de amor/desamor siguen sonando por encima de cualquier otro tipo de canciones; las comedias románticas siguen ocupando un espacio en la cartelera, aunque quizás éste sea menor; incluso en Corazones Inteligentes los artículos más vistos son los que tienen que ver con el amor y las relaciones de pareja, mucho más que los que están dedicados a la felicidad y la psicología positiva. Y sin embargo sigo teniendo la sensación, compartida por varios contertulios, que el amor no está de moda.

A mí me encanta la felicidad, la alegría, el hedonismo, la sexualidad, y me gusta que estén de moda. ¿Pero ha dejado de estar de moda el amor? ¿Por qué tengo esa sensación? El año pasado leía un artículo, del que ya hablé aquí, donde se explicaba como muchos jóvenes buscaban y encontraba rollos de una noche cuando lo que de verdad querían eran amor. Los medios de comunicación nos enseñan mucho la diversión y la fiesta y poco la felicidad y el amor. Nuestra televisión guarda espacio para juegos de conquista, sexo y amor, pero solo como eso, como juegos (pensemos en algún programa de Telecinco que ocupa buena parte de las mañanas). El amor parece que se ha convertido cada vez en algo más privado, que se muestra menos públicamente y del que se habla menos. Se puede hablar de ligar, de sexo ocasional, de la noche, de la fiesta. Incluso se puede hablar de amores rotos o complicados, pero, ¿de amores felices o amores que triunfan?


¿Qué pensáis? ¿Soy el único que piensa esto? Necesito más opiniones, ¿las compartís? 


Y tambien puedes comentar
comments powered by Disqus