jueves, 10 de abril de 2014

¿Se puede perdonar una infidelidad?

La respuesta a esta pregunta es fácil, sí se puede perdonar una infidelidad. Y es posible porque muchas personas lo han hecho y lo hacen. Por eso la pregunta o las preguntas adecuadas serían si todo el mundo puede perdonar una infidelidad, si se pueden perdonar todas las infidelidades o, mejor aun, si se quiere perdonar una infidelidad.


La pregunta de si todo el mundo puede perdonar una infidelidad nos puede llevar a otra: ¿existe un gen que nos impida perdonar una infidelidad? Parece poco probable, más allá de casos y personalidades singulares. Una cosa es que tengamos alguna herencia genética que nos lleve a desconfiar de las parejas del otro sexo que nos sean infieles para evitar criar al hijo de otro (aunque por razones obvias esto último solo sería válido para los hombres) y otra es que seamos animales predeterminados desde nuestro nacimiento que no podamos tomar nuestro poco camino.  


Es más lógico pensar que existen personas que han aprendido a no perdonar las infidelidades o cualquier otro engaño, personas que creen que no se puede y no se debe perdonar una infidelidad sea cual sea esta, personas que defienden que se puede perdonar una infidelidad pero que no se olvida (queriendo decir con eso que nunca se volverá a confiar en la persona, que siempre se estará esperando y pendiente futuras infidelidades o que ya no se le querrá igual). Efectivamente, pienso que en este caso influye más lo aprendido que lo heredado. Y creo que no perdona quien cree que no puede perdonar. Pero si se puede, otra cosa es que se quiera.

Y la pregunta de si se quiere perdonar una infidelidad solo se puede realizar en cada caso particular, no hay normas ni respuestas para todo el mundo, ni esas respuestas son fáciles. Si se perdona (o si no se perdona) solo puede tener un objetivo, la felicidad. ¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es lo que me hará más feliz? ¿Seguir con esa relación de pareja o no seguir? Tras una infidelidad se puede ver muy afectada la imagen que tengamos de nuestra pareja y por lo tanto podemos no querer a esa persona, ya que no la vemos igual, para nosotros no es la misma persona. Sin embargo, también podemos escuchar sus explicaciones y pensar que todo ha sido un error pero que queremos seguir siendo felices juntos, superando problemas y disfrutando


Perdonar una infidelidad no nos hace perder valor como personas y no perdonarla tampoco. Escudarnos en que somos incapaces de perdonar u olvidar no suele ser el mejor punto de partida para decidir qué hacer, igual que no lo es partir de tener la obligación de perdonar para salvar un matrimonio o una relación que quizás ya no nos haga felices.

Y este es el primer artículo de una trilogía sobre la infidelidad que iré publicando en las próximas semanas.
Y tambien puedes comentar
comments powered by Disqus