martes, 18 de marzo de 2014

Para qué sirve ir al psicólogo

Hace años que ir al psicólogo ha dejado de ser algo para “gente que no está bien de la cabeza” o algo que es raro y vergonzoso que es necesario ocultar. Los psicólogos han dejado de ser profesionales desconocidos y da la impresión que cada vez se valora más a la psicología y lo que puede ofrecer. Sin embargo aun existe mucho desconocimiento sobre lo que hacen los psicólogos en las consultas, es decir, de lo que es la terapia psicológica y para qué sirve. Aún existen muchas personas que creen que la consulta del psicólogo es la que sale en las películas de Woddy Allen y que el psicólogo se pone a la espalda del paciente, que está tumbado en un diván mientras habla de su vida pero sobre todo de su niñez. Otros creen que el psicólogo es el que tiene la respuesta a todos los secretos de la mente humana y con sus sabias palabras nos aconsejará como resolver todos nuestros problemas, lo único que tendremos que hacer es contar nuestros conflictos y seguir sus órdenes. Pero, ¿en qué nos puede ayudar el psicólogo cuando tenemos problemas? ¿En qué consiste la terapia psicológica?




A estas preguntas no podemos dar respuestas únicas. En primer lugar porque existen diferentes demandas con las que podemos acudir al psicólogo y en segundo porque no todos los psicólogos trabajan de la misma manera ya que existen diferentes escuelas psicológicas que trabajan de diferente manera. En este artículo me centraré en problemas que más frecuentemente acuden a la consulta psicológica y en la terapia cognitivo-conductual. Es decir, por una parte, problemas psicológicos relacionados con trastornos de ansiedad (por ejemplo desde los relacionados con el estrés hasta las fobias), del estado de ánimo (por ejemplo depresiones o distímias) y problemas en las relaciones sociales. Y por otra parte, la terapia cognitivo-conductual cuyas técnicas han demostrado en la mayoría de estudios que son las más eficaces. Y partir de estas aclaraciones veamos a qué nos puede ayudar el tratamiento psicológico.

Una de las principales utilidades que tiene el psicólogo es ayudarnos a comprender lo que nos pasa. Es muy adecuada la comparación con un “limpiaparabrisas” en el coche, el psicólogo nos ayuda a ver mejor lo que tenemos delante. Estar metido en los problemas nos hace muchas veces que no veamos con claridad esos problemas. Para que el psicólogo te pueda ayudar es necesario que el psicólogo te escuche y te pregunte pero no nos tenemos que preocupar porque no nos sepamos explicar, el psicólogo como profesional te ayudará a hablar y a que poco a poco expliques lo que te pasa.

Muy relacionado con esto, el psicólogo nos puede enseñar a entender por qué nos pasa lo que nos pasa, enseñarnos cómo funcionan nuestras emociones, nuestros comportamientos y nuestros pensamientos. Para salir de una depresión, superar una fobia o aprender a regular nuestra ansiedad es necesario saber qué es una depresión, como se mantiene un miedo o que papel despeña la ansiedad en nuestra vida. Con su ayuda podremos ir de esa “teoría” a nuestro caso concreto y comprender como nuestros problemas nos están haciendo infelices o esta interfiriendo en nuestra vida.

Pero no es suficiente con saber y comprender lo que nos pasa, el psicólogo nos puede enseñar y entrenar en técnicas que nos permitan afrontar los problemas que sufrimos, mostrarnos otras formas de pensar, de regular nuestras emociones o de solucionar los problemas que tenemos y que hemos aprendido a identificar. Y ese es un trabajo que requiere constancia y esfuerzo, ya que el objetivo último de todo tratamiento psicólogico es conseguir que la persona deje de necesitar “ir al psicólogo”, prevenir futuros problemas y ser capaz por si mismo de adaptarse o solventar los problemas que irremediablemente puedan surgir.

Y para conseguir estos objetivos es importante comprender que el trabajo con el psicólogo no dura solamente “la hora de la consulta”. Cada paciente tiene unas necesidades y tiene su propio ritmo pero como norma general es fundamental comprender que no basta con ir al psicólogo sino que luego es necesario poner en práctica lo aprendido en la consulta y muchas veces es necesario hacer “deberes” para aprender y evaluar problemas  y poner en práctica determinadas técnicas o tareas que servirán para continuar con el trabajo terapéutico.

El trabajo con el psicólogo es un trabajo conjunto entre el paciente y el psicólogo. El primero es un especialista en él mismo (aunque muchas veces no sepa lo que le pasa o no sepa ponerle “nombre” a lo que le pasa) y el segundo es un especialista en la mente humana y los comportamientos que basa su conocimiento en la teoría y en su experiencia con otros casos. Y en el trabajo en la consulta, es tan importante lo que sabe y aporta uno, como lo que sabe y aporta el otro. Así que ya sabes en qué te puede ayudar un psicólogo.
Y tambien puedes comentar
comments powered by Disqus